Paneles de expertos

En el sector de la salud la utilización de paneles de expertos es muy frecuente para el desarrollo de numerosos productos (e.g., guías de práctica clínica, o desarrollo de estándares de calidad, entre otros). Los paneles de expertos no son un sustituto a la medicina basada en la evidencia. Por el contrario, los paneles de expertos son muy útiles para aquellas situaciones en las que no existe evidencia científica o es contradictoria.

Los paneles de expertos son muy vulnerables a los sesgos. Por lo tanto, se deben observar una serie de requisitos, entre ellos; a) los expertos deben ser elegidos con criterios profesionales; b) sus opiniones se deben manejar con determinada metodología; c) se deben explorar y manejar los conflictos de interés; d) se debe tener definido explícitamente qué es acuerdo y qué es desacuerdo entre panelistas; y e) se debe conocer explícitamente su papel en el proyecto.

     

Constitución y conducción de paneles de expertos

   

Análisis de acuerdos y desacuerdos entre expertos

   

Aplicación del método Delphi




Constitución y conducción de paneles de expertos

Si en un determinado proyecto se ha decidido que alguna de sus tareas se desarrolle con paneles de expertos, el primer paso consiste en constituir el panel.

Para ello, TAISS, en colaboración con la institución que contrata el proyecto, lleva a cabo las nominaciones para formar parte del panel. Dependiendo de los propósitos del estudio, el panel tiene que tener varias características (e.g., multidisciplinaridad, liderazgo de opinión, diversidad geográfica, diversidad en el nivel asistencial, en el nivel académico, y en el género).

Como criterios individuales de selección, el más relevante se refiere a la ausencia explícita de conflictos de interés (TAISS dispone de un documento que incluye una lista exhaustiva de posibles conflictos de interés). Otro de los criterios individuales de aceptación es la disponibilidad del tiempo necesario para abordar las tareas a desarrollar.

Una vez formado el panel, tiene que acometer sus tareas. En general, las tareas son complejas, y a veces se distribuyen entre panelistas. Lo que va produciendo el panel tiene que ser de alta calidad, tener consistencia interna, ser consistente con los propósitos del proyecto, y ser consistente con la mejor evidencia científica disponible. Además, las opiniones de cada panelista tienen que ser libres, y en muchas ocasiones anónimas, y todo esto tiene que hacerse en los plazos previstos. Manejar bien estas tareas no es sencillo.

TAISS ha constituido y moderado numerosos paneles de expertos en el desarrollo de sus proyectos. Algunos paneles han ido españoles, y otros multinacionales. Algunos han desarrollado guías de práctica clínica, otros han desarrollado estándares de calidad, o han servido para estructurar opiniones o percepciones.




Análisis de acuerdos y desacuerdos entre expertos

En los buenos paneles, cada panelista es libre de expresar sus opiniones, preferencias, y argumentos, especialmente en los casos en que la evidencia científica es escasa. Lo que acaba produciendo el panel es mejor y más creíble si no se fuerza el consenso.

En su experiencia, TAISS, ha comprobado que en muchas ocasiones la falta de acuerdo no es tal, sino que el supuesto desacuerdo se debe a que se han elaborado definiciones imprecisas o ambiguas, o que el enunciado de una recomendación se dirige a un grupo muy heterogéneo de pacientes o de problemas. En otras ocasiones el desacuerdo es real. Pero ¿qué es desacuerdo?

Existen varias formas de medir el grado de acuerdo entre panelistas. Por ejemplo, si el panel vota a favor o en contra de una recomendación, es fácil decir que hay acuerdo cuando todos votan a favor o todos en contra. Pero si una proporción de panelistas vota a favor y otra proporción vota en contra, hay que decidir cuándo hay acuerdo y cuándo no. En otras ocasiones, en lugar de votar opciones, los panelistas expresan su opiniones puntuando en una escala Likert de 5 puntos, en la escala de RAND de nueve puntos, o en otras escalas.

Casi todas las técnicas para medir el acuerdo se basan en el grado de dispersión que tienen los panelistas en sus puntuaciones (e.g., percentiles, desviación estándar, coeficiente de variación, desviación absoluta de la mediana). No hay una técnica mejor que otra, pero siempre hay una que resulta la más apropiada para el tamaño de panel, el tipo de ítem, la escala de respuesta, o los propósitos del estudio.

Además de utilizar las técnicas habituales para medir el grado de acuerdo entre expertos, TAISS ha desarrollado metodología propia. Entre las técnicas desarrolladas por TAISS, destaca el IPRAS (Interpercentile Range Adjusted for Symmetry). El IPRAS ha sido aplicado para medir el acuerdo entre panelistas en diversos proyectos de TAISS (e.g., estándares europeos de uso apropiado de revascularización coronaria), y TAISS analiza con el IPRAS las puntuaciones de paneles de otros grupos de investigación, especialmente estadounidenses.




Aplicación del método Delphi

El método Delphi fue desarrollado inicialmente por Rand Corporation en los Estados Unidos para hacer previsiones sobre temas internacionales y militares después de la Segunda Guerra Mundial. Pronto se empezó a utilizar en diversas aplicaciones, como elaboración de predicciones, establecimiento de prioridades o formulación de estrategias.

El objetivo de la técnica Delphi es mejorar los juicios y pronósticos sobre temas en los que existe bastante incertidumbre, mediante la opinión de expertos. Se basa en la idea de que el grado de consenso obtenido entre un grupo de expertos que conozcan bien los temas en estudio, da una idea muy aproximada de la dimensión real de esos temas.

La técnica Delphi ha sido utilizada en una gran variedad de estudios relacionados con la salud, tanto para hacer predicciones, como para diseñar estrategias o establecer prioridades.

El Delphi se lleva a cabo mediante la distribución de una serie de cuestionarios en varias rondas a un grupo de expertos que puntúan sus opiniones en una escala cuantitativa. En ocasiones, el primer cuestionario se acompaña de la mejor evidencia disponible. En cada ronda, los panelistas, reciben “retroalimentación” sobre las puntuaciones del resto del grupo, y tienen la oportunidad de revisar y cambiar su puntuación, si lo desean. El proceso termina cuando se considera que se ha llegado a un determinado nivel de consenso o que la información obtenida es suficiente.

La técnica Delphi tiene la ventaja de permitir la participación de personas de regiones geográficas distantes y evita que el grupo sea dominado por individuos con personalidades particularmente fuertes o influyentes.

TAISS ha desarrollado numerosos proyectos en los que ha aplicado el método Delphi, tanto en proyectos nacionales como internacionales, y tanto para aplicaciones clínicas, como estratégicas, y predictivas. Por ejemplo, TAISS ha utilizado el método Delphi para desarrollar estándares de uso apropiado de revascularización coronaria para cinco países europeos, y de otros procedimientos para España. También ha aplicado el método para conocer la situación real y la situación deseable de determinadas especialidades médicas, o las actitudes de determinados colectivos ante determinados problemas.

 

     

Ver publicaciones de TAISS sobre paneles de expertos

 

   
 

 


TAISS - Técnicas Avanzadas de Investigación en Servicios de Salud
Cambrils 49, 28034 Madrid
Teléfono: +34917310380
taiss@taiss.com